Unidos por el sabor de Nochebuena

Por Johanna Pérez 

Ya la época de cocinar y comer al son de gaitas y alegría llegó. Hoy en esta casa es el día de hacer hallacas para la cena navideña, esta  exigente labor es más divertida sí se hace en familia. Nuestra inspiración e instructora es mi madre Berenice Asicle, ella tiene su ritual y secretos para elaborar este típico plato navideño, nunca se cansa y todos en la familia alucinan con sus hallacas.

Lo primero es comprar todos los ingredientes, esta tarea es muy meticulosa por eso debe realizarla alguien que sepa diferenciar el cebollín del cilantro y el solomo de cuerito del ganso. La mejor carne para el guiso es ganso, pulpa negra o pollo de res.  Las hojas de plátano se compran bonitas y limpias, ya que son la presentación de la hallaca.

Ya con todo comprado, se enciende la música de fiesta, el fogón y se enfría el vino o las cervezas; hoy se ríe, se baila, se toma y se come. Hoy muchas manos en la olla es lo que necesitamos.

Picar aliños y los varios tipos de carnes es lo que sigue.  Se lleva al fuego la carne de cochino primero, ya que requiere de más tiempo de cocción, luego se incorpora la carne de res, cuando estén un poco blandas se le agregan los aliños ya sofritos con onoto y variadas especies. Se deja a fuego lento hasta que estén bien blandas y cocidas. Se recomienda dejar los varios tipos de carne sazonadas de un día para otro. Sal, orégano y ajo son indispensables.

La masa también tiene su encanto, es importante que su sabor y color tengan presencia, mi madre me autorizó a revelar unos de sus secretos: colocarle vino tinto, ajo y cebolla en polvo, se amasa con el caldo de gallina. Se utiliza onoto para lograr su color amarillo.

Una vez tendida la masa sobre la hoja y con su respectivo guiso, se adorna al gusto. En casa le colocamos un poco de pollo mechado, pimentón, cebolla, pasas hidratadas en vino tinto, aceitunas y alcaparras.

La hallaca tiene variantes según la región donde se prepare, por lo menos en oriente le ponen huevo, en Caracas las hacen con pollo, carne de cerdo y res y, en los andes le agregan garbanzos.

No importa cómo sea sino la pasión y entusiasmo con que se haga, al final es un plato que sabe más rico cuando ayudamos a elaborarlo, es el plato que une a la familia venezolana y a los  amigos en navidad.

 

 

Más Datos

  • Para elaborar 100 hallacas se invirtieron Bs. 1000 y el tiempo de preparación fue de 8 horas.
  • Las hojas se lavan muy bien ya que estas son parte importante en el sabor final de la hallaca.
  • En el guiso nunca sobra el aji dulce y es importante agregarle papelón para darle un toque de dulzura, que matice los sabores fuertes.

La familia Buen Plan le desea Felices Fiestas en unión de sus seres queridos y que el próximo año venga con más éxitos y prosperidad ¡Salud y buen provecho! 

Autor entrada: Editor Buen Plan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *