Sarrapia venezolana o vainilla amazónica

Considerada por décadas el secreto mejor guardado de la de la perfumería francesa y desconocida por mucho tiempo en su propio suelo venezolano, la Sarrapia se posiciona hoy día como una exquisita y única vainilla protagonista de nuestra industria culinaria.

Muy probablemente hayas escuchado hablar de este fruto originario del Amazonas y todas las propiedades que guarda, por ello, hoy en Buen Plan te contamos de las bondades de esta pequeña y aromática semilla.

Resultado de imagen para Sarrapia
Pequeña y aromática semilla

Para comenzar, esta joya de la naturaleza proviene del arbusto Sarrapio y crece abundantemente en el estado Bolívar, donde fue elegido como árbol emblemático en el año 1952. Su tronco puede llegar a medir de 20 a 30 metros de altura y lo podemos encontrar en la zona montañosa a un lado del Orinoco y en los ríos Caura y Cuchivero.

El Sarrapio cosecha cada 2 año y un solo árbol puede producir hasta 30 kilos del fruto, el cual es del tamaño de un limón y dentro contiene varias almendras con apariencia de semillas alargadas de aproximadamente dos centímetros, cubiertas por una capa rugosa oscura y en su interior es de un color claro, de textura gomosa y compacta.

El 90% de la Sarrapia es cosechada artesanalmente por los indígenas Panare en el estado Bolívar y Venezuela es la gran productora para el
mercado mundial.

Resultado de imagen para Sarrapia
Árbol y semilla de sarrapia

En la gastronomía

El pastelero Walter Kovacs, radicado en Caracas, es uno de los principales impulsores de la utilización de la sarrapia para aromatizar diferentes tipos de postres.

Kovacs explicó que la Sarrapia era nuestra vainilla, una especia fragante parecida a la nuez moscada, que se daba en nuestro suelo y con la que se podían hacer maravillas, dulces y saladas.

Tamara Rodríguez, chef y una de las más fervientes promotoras de los productos venezolanos que por años han estado guardados en los baúles de los secretos, es una de las cocineras que más se ha valido de la Sarrapia para dar vida a platos más innovadores.

En más de una ocasión, Rodríguez ha brindado sus tentadoras propuestas para que la Sarrapia se conozca como la especie venezolana por excelencia.

“Uno de mis usos más recurrentes de esta semilla como especia para el arroz ya que sólo un toque puede convertir un sencillo arroz blanco, en una propuesta mucho más atractiva. Sólo debes sofreír una cebolla pequeña en un poco de mantequilla. Haz un arroz blanco y ralla media sarrapia por cada dos tazas. Mezcla el arroz perfumado y el sofrito”, revela la experta cocinera.

Una sencilla crema de auyama puede ser aromatizada con un poco de Sarrapia rallada para llevarla a otro nivel o infusionar un poco de crema de leche a fuego lento sin dejar hervir con algunas semillas de Sarrapia.

Resultado de imagen para Sarrapia
Semilla de sarrapia

En la perfumería

La sarrapia ha tenido en los franceses, a unos grandes admiradores desde hace mucho tiempo ya que encuentra en el mundo del perfume otro de sus destinos, pues ayuda a fijar el aroma y por eso, desde hace 200 años, la sarrapia se ha exportado a Francia.

Efecto medicinal

Es un antiespasmódico natural, alivia malestar producido por los espasmos dolorosos del aparato digestivo.

Mejora la circulación sanguínea por sus cualidades anticoagulantes.

Por vía externa, las semillas mezcladas con agua y alcohol, alivian los dolores en las piernas producidos por las varices, se prepara con 1 litro de alcohol, semillas de sarrapia, se maceran en una botella al sol y sereno por 21 días cerrada y se agita 1 vez al día. Se cuela y guarda para su uso externo en la piel de la zona adolorida, siempre y cuando no haya herida abierta

¿Quién lo diría? Nuez moscada, vainilla o sarrapia venezolana. Este sí que es un Buen Plan para aromatizar la gastronomía de nuestra región.

Autor entrada: Anaís Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *